Páginas vistas en total

viernes, 13 de diciembre de 2013

Princesas de andar por casa

Hola chic@s! ¿No os ocurre a veces que confeccionais una prenda muy elaborada, cuidando al máximo los detalles, la técnica y los acabados, y que, sin embargo, tanto esfuerzo pasa desapercibido a ojos legos en la materia? ¿Y no os ha ocurrido, también, que la prenda más facilona, más feilla y que está hecha en dos ratos, se convierte en la prenda más admirada? Pues bien, eso me ocurrió a mí con el disfraz fosforito-mamarracho que le hice a Irene para la semana de punto del maratón de Telaria (AQUÍ). Chiquilla, ¡qué éxito ha tenido el dichoso disfraz! Mi hija se lo llevó a casa de la abuela para poder ponerselo al llegar del cole. Y no hay día que llegue yo de trabajar y no la vea vestida con él (bueno o con cualquier otro look mamarracho, porque mi hija para estar en casa no quiere un chandita, una bata o un pijama, nooo). 
Pero es que además, se pelean hasta por ponerse el vestido. Y no sólo mis hijas, no. La vecina de enfrente tiene dos nietas de edades similares, que juegan con mis hijas... y tooodas están enamoradas del dichoso modelo. ¡Manda huevos! ¡La madre harta de coser vestidos repimpollaos y ellas matándose por semejante mamarracho!En fin..
El caso es que la cosa estaba llegando ya un punto que mi suegra me dijo que iba a tener que hacerle unos disfraces para estar en casa y jugar. Y a mí que sólo falta que me den un poco de chispa, se me encendió la bombillita en seguida. ¿Qué mejor disfraz para cuatro niñas de entre 2 y 6 años que unos de princesa?
Por supuesto que tendrían que ser unos disfraces rápidos y sencillos de hacer, baratos y cómodos para jugar, saltar, arrastrarse por el suelo y todas esas cosas que hacen las cuatro fieras reunidas. El patrón lo tenía claro: el peasant dress de toda la vida, que lo tengo ya supertrillado y que en unas tres horas está más que listo. El reto estaba en adaptar sus princesas preferidas a este patrón. Y no ha sido tarea fácil. Pero como se trata de vestidos para jugar, no para ir a una cena de la Preysler, pues creo que han quedado molones (al menos a los ojos seisañeros). Ellas más contentas que unas Pascuas y yo más ancha que larga al ver sus caritas de felicidad. Otra cosa no, pero he de confesar que ha sido la costura más agradecida y con la que más me he divertido (luego os contaré mi trauma infantil con las princesas..jeje)

Así, que señoras y señores, acomodense y vean: 

1.- Miriam, de 6 años, tenía claro que su princesa favorita era Rapunzel. Fue bastante complicado adaptar esta princesa, porque Rapunzel no lleva precisamente un traje de princesa al uso, sino más bien uno de campesina fashion. Así que aquí me permití alguna que otra licencia y aunque he mantenido el color lila del original el resto ha sido un poco invención, bajo la excusa de que es el vestido que lleva Rapunzel para casarse con el Príncipe  Flynn (por cierto que para mi uno de los más guapos de Disney..jeje)
 

2.- Irene, de cuatro años, también lo tenía superclaro. Quería un disfraz de Mérida. ¡Y mira que es soso el vestido! Por más que rebusqué alguna tela del color apropiado, me tuve que conformar con una rasete verde botella un poco feo. Pensé en cambiar de princesa, pero mi asesora de telas (gracias, Isa), me dijo que si la niña había dicho Mérida, Mérida tenía que ser. Este vestido es más fiel al original, salvo las mangas que a mí se me ocurrió hacerlas acampanadas y que mi hija no dudó en puntualizar que Mérida llevaba las mangas finas y no grandes. Con todo, quedó muy contenta, y aunque le hacía ojitos al de Rapunzel, se ha conformado muy bien. 


3.- Ángela, tres años, dudó un poco hasta decantarse por Blancanieves. Y he de decir que ha sido y es mi favorito. El colorido es precioso y después del de Mérida, agradecí algo de color. Creo que es bastante fiel al original y que le sienta muy bien a su dueña:


4.- Por último, faltaba mi peque Elena, de dos añitos. Aún no tiene princesa favorita. Cuando le pregunté solo sabía decir pinceza guapa, así que me permití elegir por ella y me decidí por Cenicienta que a mí me gusta mucho. Es un vestido sencillo de color celeste que le favorece mucho. Me vais a perdonar pero en la foto el vestido sale manchado de pintalabios rosa..otra de las pasiones de mi peque para ponerse guapa.

 Le dije que pusiera pose de princesa guapa y así se colocó

Ahora os dejo con unas poses más alocadas porque fue imposible hacer más fotos decentes. La locura se apoderó de ellas:


¡Cuesta tan poco hacer feliz a un niño! Han sido pocas horas de costura y de resultado rápido, como a mí me gusta...jeje Ya sé que no son los mejores disfraces del mundo, ni los más fieles al original, pero ellas están supercontetas y listas para jugar. Eso es lo importante, no? Irene ya me ha dicho que quiere uno de Bella pero que sea gordo (de vuelo). Yo le he respondido que los disfraces deluxe que los pida a los Reyes Magos que yo ya he hecho bastante..jajaja
Un beso y feliz finde


PD: Por si alguna se ha quedado con la intriga os cuento mi "trauma infantil". Cuando yo tenía unos 6 o 7 años mi prima nos invitó a mi hermana y a mí a su cumpleaños (vaya por delante que mi prima cumple años el 24 de febrero). A última hora nos dijo que era una fiesta de disfraces.Y mi madre nos colocó los únicos disfraces que teníamos en casa: mi hermana de princesa y yo de pastorcita de Navidad. Yo ni me planteé que quedase raro ir de pastorcita a finales de febrero. No ese no era el problema. El problema es que al llegar a casa de mi prima, ella y otras niñas iban disfrazadas de Barbie Corazón y Barbie Diamante. Y yo de pastora...ahí fui consciente de lo que era la envidia..jajaja...
Yo nunca tuve un vestido de princesa y así me he quedado..jajaja
Besos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

13 comentarios:

  1. Casi me echo a llorar con tu historia... jeje
    Los disfraces son geniales, ojo que el de Mérida mola un montón!!
    Yo voy a tener que plantearme hacerle uno a Campanilla porque su hermano solo tiene de pirata y la pobre se queda con una carita cada vez que se disfrazan...

    ResponderEliminar
  2. Pobrecita mia!!!, jo...que pena y que envidia tuviste que pasar, tan chiquinina y tu de pastorcilla y las demás de super princesas.....Muackkkk para comerte a besos!!!.
    Decirte que eres mi super-mega-idolo!!!!.
    Cuatro disfraces con el patrón de peasant...yo soy incapaz de tanta imaginacion, destreza y rapidez!!!!.
    Me has dejado loca....
    Te has convertido en una Reina Maga de repente...porque has conseguido coser CUATRO disfraces encantadores para cuatro pequeñajas!!!!!.
    Bravo Maria!!!!.
    Eres mi idolo,si,si y si...eres mi idolo y te quiero un monton!!!!.
    Feliz Finde para ti y tu familia!!.
    Que buen sabor de boca me has dejado con esta entrada!!!.
    Por eso hay que aprender a coser...por estas recompensas que son las mejores...la sonrisas de las niñas!!.
    Muackkk

    ResponderEliminar
  3. Que bonitosssss!!! Y de andar por casa nada eh! Esos son para salir a la calle a lucirlos!!
    De verdad que dan ganas de mudarse a la puerta de enfrente... :)

    ResponderEliminar
  4. Te han quedado geniales María, me encantan, y te has desquitado un poquito de tu trauma jiji!!, un beso

    ResponderEliminar
  5. Dioooos Maria que me vuelvo loca como las niñas! Casi me parto de la risa con toda la entrada, es de antologia, pero vamos con tus disfraces todavia estoy flipando, ¿tres horas? ¿vestido sencillo? pero pedazo de costurera que no te veias tu haciendo esto hace nada!!! Y menudos disfraces has hecho!!!
    Y no lo dudes que si que seran los vestidos que mas les gustan y que mas van a usar... y bien monas que estan.
    Ah, y yo me inventaba los disfraces con pañuelos y ropa de mi madre, siempre, siempre, y es que estaba convencida de que los disfraces comprados no valian, solo eran buenos los inventados... hay que j... lo que se cree una cuando no queda otra!!!
    besos,

    ResponderEliminar
  6. Qué chulos María y qué productividad!!!
    Hazte un vestido de princesa para tí y quítate ese trauma infantil!!!

    ResponderEliminar
  7. Ay María, les has hecho felices de verdad. Yo me pasaba la vida con un trozo de visillo que tenía una goma arriba y lo usaba de vestido, de falda, de velo, de capa...no quiero ni pensar la felicidad si hubiera pillao yo uno de estos, qué tiempo tan bien invertido. Estos recuerdos son los que quedan cuando te haces mayor :)
    Atenea está con el mundo tutú a saco...ya pedira disfraces "de luxe" ya, jajajjajaj
    un beso preciosa
    Diana

    ResponderEliminar
  8. QUE BUENO!! Esto si que es una costura productiva!!! Lo que mas se van a poner con diferencia y encima encantadas. Me encantan, te han quedado geniales y las has hecho felicisimas a las 4. Besotes artista

    ResponderEliminar
  9. Estoy segura que van a ser los trajes mas puesto.... Por lo menos en mi casa pasa eso.

    Cuando puedas pásate por mi blog.... Tienes un premio!!!

    Un besazo

    ResponderEliminar
  10. Hola María! Qué humor!! Te has convertido en mi ídola... Mis hijas también adoran vestirse de princesas Disney pero los vestidos se lo pedimos a los Reyes. Me da respeto esa faena, además, como te pongas detallista se te va un dinero y lo mejor es que si pedimos un disfraz vienen menos juguetes.
    Están todos muy chulos pero Blancanieves es mi favorito. Yo solo he cosido la ropa de Peter Pan para mi peque y la verdad, fue muy divertido coserlo y muy gratificante verle disfrutar con él. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Madre mía que compendio de princesas! Te habrán llovido besos después de tanto trabajo jaja Yo tampoco tuve disfraz de princesa, el único uno de Cenicienta pero de cuando limpiaba no el del baile!!! Un beso!

    ResponderEliminar
  12. Madre mía que princesas tan requeteguapas!, han quedado unos disfraces chulisimos! Seguro que están encantadas con ellos!

    ResponderEliminar
  13. Tus hijas no se pueden quejar ehh, y sus amigas tampoco jajajaja.
    Ahora a por el tuyo, se podrá hacer con el mismo patròn?????

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.